«

»

Controla tus decisiones y controlarás tu vida.

Las decisiones que tomas en tu vida son las que dan rumbo a la misma, todos los días tienes que tomar decisiones, cada una con diferente impacto en tu vida, pero estamos rodeados de decisiones frecuentemente.

Todo empieza desde que despertamos, ¿nos levantamos temprano o no?, ¿Desayuno y de ser así es algo nutritivo?, ¿Organizo mi día?, ¿Separo tiempo para mi familia?, etc.

Estás simples preguntas que implican tomar decisiones desde pequeñas y simples hasta complejas y de gran impacto, es lo que compone nuestra vida y define nuestro destino.

Por ejemplo, si todos los días tomas la decisión de no  hacer ejercicio comer demasiada grasa y carne, con el paso del tiempo tu salud se podrá ver afectada, y será parte del tipo de vida que tendrás en el futuro.

Nuestras decisiones revelan nuestro carácter, pero lo más importante es que dan forma al mismo. Así es que mientras más consientes y responsables somos de las decisiones que tomamos todos los días, decisiones acerca de nuestra actitud, nuestras palabras, acciones y reacciones, tenemos más poder sobre nuestro destino.

Tu vida es el resultado de las decisiones que has tomado, cuando aceptas la responsabilidad de las decisiones que has tomado en tu vida, y dejas de culpar a otros; te haces cargo de tu vida.

No obstante, aunque sabemos que es algo cierto, no siempre lo aceptamos y hacemos uso de uno de los recursos más usados hoy en día es decir:  “No tuve otra opción”.

Las personas que se engañan para proteger sus empleos, atletas que hacen trampa, o toman drogas para ser más competitivos, los estudiantes que no se preparan, las familias que se mienten constantemente con el pretexto de protegerse, son personas que frecuentemente se convencen a sí mismos de que fueron forzados a hacer lo que hicieron porque no tenían otra opción.

Siempre tenemos el poder de escoger lo que pensamos, decimos y hacemos, aún en situaciones de mucha presión o cuando no nos gustan nuestras opciones. Al final la decisión depende de nosotros.

Cuando no tomamos la responsabilidad de nuestras decisiones, es como ir un barco sin capitán que lo guíe, cuando nos escondemos detrás de nuestras justificaciones y la ilusión de impotencia, nuestras vidas se mueven sin rumbo y de forma aleatoria sin dirección.

Por el contrario, cuando tomamos el control del barco, tenemos el control de nuestra vida y la podemos dirigir hacia donde realmente deseamos. Nos hacemos responsables de nuestras decisiones y sus consecuencias.

Podemos tomar malas decisiones, o haber tomado decisiones incorrectas en el pasado. Pero siempre tendremos la oportunidad de hacer algo para cambiar el rumbo de nuestra vida y aprender de los errores del pasado.

Así es que te invito a que tomes la responsabilidad de las decisiones que realizas, y empieces a controlar tu vida.

Escrito por: Marco Lara

1 comment

  1. terapia online

    No habia regresado tu sitio web por un tiempo, porque me pareció que era pesado, pero los últimos posts son de buena calidad, así que supongo que voy a añadirte a mi lista de sitios web cotidiana. Te lo mereces amigo. 🙂

    Saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>