«

»

¿Has culpado a otros por tu situación?

Esto es algo que le ha pasado a la mayoría de la gente, pero si quieres tener éxito y superarte deberás de evitarlo.

Cuando sucede algo que no nos gusta, que nos hace daño, o que nos causa algún problema, siempre tenemos la opción de culpar a otras personas por la situación que estamos pasando, esto nos ayuda a sentirnos mejor en el momento y nos tranquiliza pues nos hace pensar que no tenemos la culpa de nada y no somos responsables de lo ocurrido.

No obstante, al culpar a otros de lo que te pasa estás eligiendo ser la víctima. Y el problema cuando juegas el rol de víctima es que tú mismo te pones en una posición inefectiva y débil, ya que así no puedes hacer nada para cambiarlo, pues solo eres una víctima de lo que hacen otras personas.

Es casi imposible que puedas lograr cambios trascendentales en tu vida cuando elijes permanecer en un estado mental negativo. Ya que si los demás son responsables de tu situación que puedes hacer tú para cambiarlo.

Así es que a partir de este momento reflexiona y date cuenta que no debes darles a otros el poder para controlar tu vida, ya que de ser así nunca podrás vivir tus sueños, sino que seguirás el camino que te dicten otros y asumirás las consecuencias.

Cada vez que culpas a alguien y te quejas de la situación que estás pasando, les das poder a otros y tú solo eres una víctima que no puedes hacer nada para remediarlo.

Por otro lado, cuando te haces responsable y aceptas que independientemente de la situación que se presente tú puedes hacer algo para sentirte mejor y cambiar tu vida, tú tienes el control.

Podemos incluso tomar el ejemplo de casos extremos en donde alguien sufre un accidente y queda paralítico o con algún problema mayor; realmente no fue responsable del mismo pues no conducía, pero sufrió las consecuencias de la irresponsabilidad de otro.

En una situación así, puedes tomar la decisión de culpar a la otra persona, lamentarte todo el tiempo y vivir deprimido  y enojado con la vida. Si alguien te ve triste puedes contarle lo que paso y justificar porque no puedes ser feliz.

Sin embargo, también tienes la posibilidad de cambiar tu mentalidad y no darle el poder a la persona que te hizo daño, sino tomar una actitud diferente hacia la vida y buscar ser feliz con lo que tienes.

Es de esperarse que será muy difícil, pues no cualquiera tiene la fortaleza de salir adelante después de algo tan trágico. Pero hoy en día tenemos muchos ejemplos de personas que hasta se convierten en atletas para-olímpicos y disfrutan su vida al máximo, incluso aún más que antes de que les ocurriera el accidente.

Sigamos el ejemplo de estas personas e inspirémonos con sus historias, para no caer en el hábito de culpar a otras personas de lo que nos pasa, y tomar un rol activo en nuestra vida para empezar a cambiar lo que deseamos y poder ser felices sin importar las circunstancias.

De ahora en adelante, hazte responsable al 100% de tu vida y de cómo reaccionas en cada situación. Si de alguna manera alguien influye y afecta en lo que tu esperabas que ocurriera, no te preocupes, solo aprende de ello, y tómalo como una motivación para seguir adelante y asegurarte que nada te detenga.

Escrito por: Marco Lara

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>