«

»

La Gran Tentación

Tu opinión es importante, deja tus comentarios

Todos los días atraviesa por nuestra mente La Gran Tentación, es algo que siempre está presente y que si no tenemos cuidado y nos dejamos llevar nos absorbe.

Es tentador para todos nosotros incluyéndome a mí mismo, mantenernos en nuestra zona de confort sin realizar nada cada día para lograr nuestras metas.

Es realmente una gran tentación.

Zona de Confort

El problema es que en nuestra zona de confort no crecemos, mejoramos y hacemos los cambios necesarios para dramáticamente avanzar en nuestra vida.

Nuestra zona de confort nos hace sentir seguros y parece que nos protege, nos sentimos tan cómodos que no queremos movernos y que las cosas se mantengan tal como están.

Alfonso tenía hábitos que había desarrollado durante muchos años y se sentía muy a gusto con lo que había logrado hasta el momento.

Acostumbraba levantarse temprano para preparar su desayuno y estar a tiempo para salir al trabajo, no le gustaba llegar tarde.

De igual forma buscaba llegar a casa después del trabajo  leer el periódico por un rato, ver sus programas favoritos y antes de dormir leer un poco.

Siempre tenía una agenda muy bien organizada, sus días estaban perfectamente planeados y cumplía al pie de la letra lo que planeaba.

Estos hábitos le habían permitido tener éxito en diferentes aspectos de su vida, ya que al ser organizado y tener una rutina perfectamente establecida podía enfocarse en sus proyectos de trabajo, aspectos personales, y estar bien informado y preparado.

Acostumbraba dormir ocho horas diarias para descansar correctamente.

Tenía tiempo para todo lo que planeaba, aunque desafortunadamente no había espacio en su agenda para otras actividades fuera de su rutina.

El problema que tenía es que no era muy flexible para realizar cambios en su agenda y actividades, no le gustaba la incertidumbre de los cambios, lo cual no le permitía expandir sus límites.

Lo anterior no era algo que le preocupara a Alfonso, ya que tenía años realizando lo mismo y se sentía muy bien, además de que tenía resultados laborales que muchos envidiarían.

Sin embargo, Alfonso había caído en su área de confort y no estaba realizando nada para expandir sus límites y explotar todo el potencial que tenía.

Pero eso no era todo, sino que la monotonía que estaba viviendo lo hacía sentirse vacío, como si le faltara algo en su vida.

No existían emociones nuevas y su relación de pareja cada vez empeoraba más, ambos se sentían muy aburridos.

Ocasionalmente algunos amigos le habían recomendado que hiciera algunos cambios a su vida, que fuera más flexible y que saliera de su área de confort y buscara un cambio.

Sin embargo, la gran tentación de mantener todo como hasta ahora, sin arriesgar lo que ya tenía y experimentar la incertidumbre, no le permitía dar los pasos para realizarlo.

Lo que le estaba ocurriendo a Alfonso es algo que le pasa comúnmente a mucha gente todos los días, pues no se permiten salir de su área confort por la tentación que significa no realizarlo.

Es más cómodo quedarnos en donde estamos  y no arriesgarse.

Ya que iniciar algo nuevo o diferente, muy probablemente nos hará sentir incómodos e inseguros.

No obstante, tu verdadera vida comienza precisamente cuando decides salir de tu zona de confort, tus fronteras crecen y empiezas a descubrir cosas que no habías experimentado.

Todos los seres humanos requerimos cierto grado de seguridad, pero a la vez necesitamos emoción y aventura en nuestra vida para sentirnos bien y crecer a nuestro máximo potencial.

No permitas que te pase lo que Alfonso que después de un cierto tiempo de mantenerse en su área de confort empezó a experimentar ciertas dificultades que le estaban afectando.

Lo peor que puedes hacer es no hacer nada, y dejar que la vida pase sin molestarte por un cambio a tu favor, si de cualquier forma en general las cosas funcionan bien.

Reflexiona acerca de tu vida, pues probablemente te encuentras en tu zona de confort y no te has dado cuenta.

Mi reto para ti el día de hoy, es que realices lo opuesto a mantenerte en tu área de confort.

Busca en lo que estás haciendo en tu día a día para mantenerte en tu área de confort, y empieza a realizar algo diferente.

Piensa… ¿qué sería lo opuesto a lo que mi instinto me dicta?

Pregúntate: ¿esta acción opuesta sería una mejor solución?,

¿Me ayudaría a crecer o ser mejor aunque no necesariamente me sienta más cómodo?,

No caigas en la gran tentación de permanecer en tu zona de confort.

Establece como un reto el día de hoy hacer algo diferente a lo que realizas normalmente, te darás cuenta como es emocionante, aprendes cosas nuevas y puedes empezar a expandir tus límites.

Deja tus comentarios acerca de qué opinas, o si tienes alguna pregunta con gusto la contestaré personalmente.

 Escrito por: Marco Lara

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>